Productos artesanales locales

Desde tiempos inmemoriales, los habitantes de Gozo han demostrado tener un marcado espíritu de supervivencia. Muy a menudo, han tenido que depender de las habilidades de sus propios artesanos para sobrevivir en una isla aislada del resto del mundo. Los árabes introdujeron el algodón en Malta en torno al año 870, y junto con él los conocimientos sobre cómo tejerlo y teñirlo. Durante el periodo de los Caballeros, los tejidos de algodón de Gozo fueron muy codiciados en Europa. Otro oficio centenario es la escultura en piedra. Basta con echar un vistazo a las iglesias y hogares de Gozo para descubrir una técnica que ha producido increíbles obras arquitectónicas.

A pesar de la emigración masiva que tuvo lugar en los años cincuenta y sesenta, así como de la introducción de nuevas técnicas y comodidades a las que estamos acostumbrados, muchos de los antiguos oficios han sobrevivido. Estas artes han pasado de generación en generación. Los productos artesanales que se usaban en la vida cotidiana hace medio siglo se han ido adaptando gradualmente a las nuevas realidades del sector turístico, en el que los artículos hechos a mano en Gozo son muy valorados. Estos productos, ideales como regalos y recuerdos de Gozo, son considerados ahora auténticas obras de arte.

La aldea artesanal de Ta` Dbiegi es un conjunto de talleres donde se producen y venden artículos de artesanía. En ellos, los visitantes pueden hallar alfarería hecha a mano, vidrio soplado artesanalmente, artículos de cuero, encaje de Gozo y filigrana de plata.

En la isla pueden descubrirse numerosos tesoros ocultos de artesanía explorando por callejuelas y por talleres de pequeñas aldeas, donde podrán encontrar hermosos productos que reflejan los colores y la exploración local. Es una experiencia única para los que deseen llevarse a casa un auténtico producto local… como, por ejemplo, el encaje. La elaboración del encaje es un espectáculo fascinante. El patrón se dibuja en papel de pergamino, en el que se perforan agujeros para mostrar dónde hay que poner los alfileres para indicar dónde irán los hilos del tejido. Hoy en día, pueden encontrarse artesanos del encaje por las calles de los pueblos, especialmente en verano, cuando incluso los artesanos desean tomar aire fresco. Este intrincado encaje se sigue utilizando en el vestuario de la haute couture, que ha ganado reconocimiento y admiración internacionales.

Las artes de Gozo no solo pueden ser vistas, sino también degustadas. Hay una vasta selección de productos gastronómicos, como la miel de tomillo, el queso de cabra con pimienta o Gbejniet, nougat y los deliciosos pastizzi de Malta. Y qué decir de una botella de aceite de oliva de Gozo, o de vino o cerveza artesana, la única de su tipo en las islas…

Gozo, descubra su camino