Primavera

La primavera es la temporada en la que Gozo demuestra toda su belleza. La isla despierta con sus ondulantes colinas de color dorado y burdeos, a medida que los campos de trébol y los pajares adornan el paisaje. Es el momento ideal para visitar Gozo y disfrutar de los paseos y la costa en la que Edward Lear (1812 – 1888) el alegre escritor de versos sin sentido y paisajista itinerante, describió en su carta a Lady Waldergrave en 1866, con las palabras inventadas Ponmskizillious y Gromphibberous: «¿Te he contado sobre mi visita a Oudesh, conocida vulgarmente como Gozo? Fue de lo más agradable, y con la ayuda de Giorgio (su sirviente), dibujé cada pedazo de ella, caminando unos quince o veinte kilómetros al día. La belleza de sus costas solo puede definirse como pompskizillious y gromphibberous, ya que no existen otras palabras que puedan describir su magnificencia.»

Sus playas casi desiertas en esta época del año proporcionan el retiro ideal para relajarse y disfrutar del brillante sol y el suave clima. Es posible que el agua aún esté demasiado fría para darse un baño, pero el ambiente costero único es perfecto para un picnic, mientras el tiempo siga siendo agradable y las temperaturas estén en torno a los 25 grados celsius. Para los más aventureros, Gozo ofrece las ocasiones ideales para practicar la escalada junto con algunas emocionantes rutas. La primavera trae también la Pascua, ya que las festividades religiosas relacionadas con la Semana Santa tienen lugar durante esta temporada. Por toda la isla tienen lugar representaciones de la Pasión de Cristo, con exposiciones que ponen de relieve la Pascua Judía original, incluyendo la última cena de Cristo, combinadas con un toque de tradición y folklore. Los coleccionistas privados también exhiben sus figuritas que representan la pasión y resurrección de Cristo, una habilidad y un arte en la mayoría de los casos, que pueden ser apreciados por los visitantes que exploran las aldeas. Estos son los días de los ritos religiosos, cuando las iglesias se tornan sobrias y muestran un aspecto severo, se convierten en lugares espirituales llenos del olor del incienso y la intensidad de los recuerdos. Los momentos más importantes de estas festividades tienen lugar en torno a las procesiones del Viernes Santo, en Victoria, Xagħra, Nadur, Qala y Żebbuġ. Estas procesiones suelen estar acompañadas de los habitantes locales vestidos como personajes bíblicos, o con penitentes que llevan cadenas y cruces. Entre los habitantes, crece un sentido de anticipación a medida que se aproxima la noche del sábado para asistir a la vigilia de Pascua, que se celebra en todas las iglesias de Gozo. El Domingo de Resurrección es una auténtica celebración. El alegre sonido de las campanas y la banda avanza con la procesión del Cristo ascendido, mientras que la gente comparte los figolli tradicionales que prepararon días antes.

La primavera trae también música, con el calendario completo del Gaulitana Music Festival, un evento musical establecido para los amantes de la música y la cultura. Durante este festival tienen lugar una serie de conciertos en el precioso trasfondo de los paisajes de Gozo, entre los que hay capillas e iglesias. Entre los artistas hay tanto figuras locales como internacionales; orquestas, coros, conjuntos de cámara y solistas, que presentan diversos estilos musicales bajo la experta dirección del Maestro Colin Attard. En 2014, el Festival terminó en una nota grandiosa con la representación de la ópera Tosca, de Puccini, y en 2015 con el Rigoletto de Verdi. ¡Es una fiesta de los sentidos para todos los amantes de la música!

Por todas estas razones, la primavera es el momento de visitar Gozo.