Templos de Ġgantija

  • Impresión
  • Compartir
  • Añadir a Mi Gozo

Estos dos templos, que se edificaron antes que la famosa construcción megalítica de Stonehenge, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y tienen una extraordinaria historia. Se construyeron entre el 3600 y el 3200 a.C., aunque no se desenterraron por completo hasta el siglo XIX.

El nombre Ġgantija proviene de la palabra ġgant, que en maltés significa “gigante”, ya que los habitantes de Gozo pensaban antiguamente que los templos los construyó una raza de gigantes. Esto no resulta tan sorprendente al comprobar el tamaño de los bloques de roca caliza que lo forman. Algunos de estos megalitos superan los cinco metros de longitud y pesan más de cincuenta toneladas.

Se utilizaron bloques de la duradera roca caliza de la costa para la construcción de los muros exteriores (una de las razones por las que los edificios han sobrevivido tanto tiempo), mientras que se empleó caliza globigerina, más suave y fácil de manejar, para crear el mobiliario interior: portales, altares y losas decorativas. Cada templo cuenta con varios ábsides que flanquan un pasillo central. Se cree que las paredes interiores estaban enyesadas y pintadas. Se han encontrado dos fragmentos de yeso marcados de color ocre rojizo, y se encuentran ahora en el Museo de Arqueología de Gozo.

Los templos tienen una gran terraza en la parte delantera, que se usaba probablemente para reuniones ceremoniales. Hay restos de huesos, lo que parece indicar que se realizaba algún tipo de sacrificio animal. Dado que se encontraron algunas chimeneas de piedra, es obvio que utilizaban el fuego. Los múltiples orificios de libación hallados en el suelo seguramente se empleaban para realizar ofrendas líquidas.

Algunas estatuillas y otros objetos prehistóricos encontrados en Ġgantija se pueden encontrar en el Museo de Arqueología de Gozo.