Ciudades y pueblos

Para alcanzar el corazón de Gozo, hay que visitar los pueblos. Al contrario de Malta, que es una isla en la que predominan ciudades con retazos de paisaje intactos, Gozo es una isla rural con algunos lugares habitados, la mayor parte de ellos aldeas tradicionales. El resto de la isla consiste en colinas y valles salpicados con pintorescas aldeas, cada una de ellas con una iglesia parroquial en el centro de ellos. Estas iglesias suelen estar situadas en el centro de bonitas plazas tradicionales, rodeadas de casitas de piedra caliza, algunas de ellas con balcones de piedra tallada o madera pintada.

En las plazas, los ancianos del pueblo se congregan para charlar, mientras las mujeres vienen y van a la iglesia o a la tienda del pueblo. Esta escena se interrumpe las tardes de verano, cuando todo está tranquilo y quieto. El sol brilla sobre la piedra amarilla, y el reloj da perezosamente las horas. Las aldeas de Gozo son lugares que te transportan en el tiempo a épocas más tranquilas, donde el visitante puede detenerse a recuperar el aliento.

Accesible para personas con discapacidad.